jueves, 31 de julio de 2014

TRAGAPERRAS ÁCIDA

TRAGAPERRAS ÁCIDA. Es jueves, la fiesta del mercado. Chi, chip – bluuÚÚÍÍrRRip, condenada al ostracismo del resto de congéneres que orquestan una oscura polifonía en una sala oscura más allá de un oscuro umbral, con su lenguaje embaucador dota de un electronicismo casi musical el espacio físico de la zona no clausurada de la sala de juegos, la barra. Es cierto que su dialecto no se traduce así como así, sílaba por sílaba, pero mmmmm, los oídos de muchos, que no por su predisposición han de ser censurados como manirrotos, encuentran en su pianísima voz solaz para sus esquilmados propósitos muy cerca de la bragueta, que los bolsillos obligan a rascarse los cataplines y, habitualmente, todo y asumiendo su propio silencio abismal, tarde la engatusada falacia se muestra como lo que es. Como diría R2-D2, chüichíuuuUU //chüichíi..// Ooó brp brp..,**. ¿Quién podría mejorar eso, eh? La paya de los enervados fresones jugosos como guindas borrachas, con cara de mostrenco japonés en la camiseta blanca con logo, del mercado (¿?) a cien pesetas, una mezcla de pantera y bicho manga, es aquella cuyo cascabel cual campana catedralicia siempre está repiqueteando ¡es fiesta! ¡la gloria sea con vosotros! allá en las profundidades de sus partes más oscuras, sí, como la boca de un lobo, eso lo sabe cualquier memo, aunque de una manera psicodélica, mágica, lumínicamente cegadora, un parque de atracciones lleno, evidente, visible, inundado de fotones, la promesa de un vuelco en el corazón y un hilillo de pis que se escapa por la emoción del momento, impepinablemente. Una especie de tic poderoso e irrefrenable, un síndrome Tourette benévolo (¿?) que se apodera de todo el ser (¿?), con la mierda y el joder en la boca todo el día, aqueja a la que tiene nombre, electrocutada Frankenstein: puro pastiche, los tirantes negros del sujetador, del mercado, a cien pesetas, y el colgante corazón roto, el trauma sentimental de la media naranja perenne desde muy tempranos estadios del desarrollo cognitivo-afectivo, del negro negro Abdullah, con el que no, sí, a cien, es Rebecca, que se lo puso su abuela a su madre por la película de Hitchcock (¿?), distribuidora, celestina, voz relámpago, mito de verano, crisis invisible, que es más chic que camella, y es noticiable por el horrible urbanismo y la arquitectura desarrollista de los sesenta y los setenta porque las cosas parecen lo que no son y si no de qué su madre iba a haberse venido de las antípodas para casarse con un gitano melanesio que tocaba la guitarra en la playa. Joder, mierda, y ahora qué coño hago joder, insert coin joder, la miiierda de palanca. Tira, dale, le dice uno al lado, que le dice al camarero oye qué cortao me has puesto aquí primo que esto está más negro que mis huevos del Rajastán, ya muy lejos en las generaciones, ¿está? (la a muy recortada, casi sorda). Éste, él, el otro, el adlátere, seudopersona por doping positivo de largo, si lo pilla el comité olímpico lo sancionan de por vida, adquirido por inducción multidisciplinar, además de la cafeína, una semana sin pegar ojo, desde el otro jueves que luego se confundió la cosa con el cumpleaños de un primo hermano, un puñado de churros y un chocolate de madrugada, carajillo al despuntar el alba, tres paquetes de ducados negros. Desde el día de la fecha del jueves anterior hasta el que nos ocupa una dieta pobre en agua, ni fibra vegetal, mas un abuso insano de cosas que no alimentan pero engañan y proveen al entendimiento de una seguridad y una autonomía artificiosas. Así, el susodicho acompañante ambulatoriamente momentáneo de Rebecca presenta un cuadro de achicharramiento mental por los residuos tóxicos de la resaca de la noctámbulamente anterior en barra adrenalínicamente viciosa y morcillonamente agradable, hipersegregación de ácidos gástricos con molestias en la boca del estómago, imposibilidad de adopción de la postura de tendido, moquillo periódicamente absorbido con amontonamiento en la tocha de pulpa de química agrícolamente colombiana, bueno, ¿quieres más datos?, boliviana, departamento de Santa Cruz, que mucho caña de azúcar y algodón, farlopa y de la buena, más las periódicas trompetillas, petardos o verrugos que ya se lo había dicho el dealer, esta mierda está tremenda, restos tóxicos de las resacas noctámbulamente anteriores en noctámbulas vidas anteriores y, obviamente, la paya misma, Rebecca, aún menor de edad, que no es del barrio y no teme por las habladurías, que roza, no sin querer, las zonas ya todas sensibles pero a la vez insensibles y desgastadas, me voy por aquí y por allí. Y, en ausencia de otras hembras a las que olisquear, no porque no lo merezca en circunstancias de competencia, asimismo, prácticamente, no sólo los de la mesa de la conspiración, todos, mirándola, incluido el que escucha a ese de está bien claro, lo dice la Biblia, amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo y punto pelota, o los que entran y salen, o el camarero amarillo culebra, o el que levanta mucho la voz y sentencia: ¡que se muera el Papa!, que es como condenar a Sansón y el Cid Campeador viejos, polacos y políglotas todo en uno, atroz veredicto, o el que no debía estar en la escena del crimen (¿?) por no reunir las condiciones de madurez temporalmente suficiente para que el DNI licite su presencia en el antro, a la mama que vas y la interpelada, espera que te enganche joputa, que ni siquiera es su hermano, que es su sobrino, que su madre del chiquillo está en el trullo. Play, el premio está cerca, segurísimo, la macedonia no acaba de encajar pero está al caer, le dice a Rebecca el moreno beoduzo, colmado de insensatez, que no hace más que aventar el capital metal, pegarle fuego al sistema metafóricamente a base de esparcir la moneda como si apestara, loable si no fuera porque persigue una esfera fantástica de enriquecimiento, una pesadilla para el insomne baldosero del agujerillo del escondite, la gran baraka para el proveedor de máquinas, vaciedad bolsillística familiarmente para la familia del malgastador chocante por despilfarro improcedente megafónicamente y que no bombardeen Miami y con eso ya tenemos algo, seguramente. Clinclinclin clinclinclinclín. Premio. Cooño, el gordo. Pero qué miiiiierda es esto. Aquí no sale ná. Achooo. Qué mmmmierda pasa aquí primo. Y se monta un pollo entre los dos ludófilos escandalosos de una parte y el camarero amarillo culebra que supuestamente no quiere saber nada de la otra, ya que la máquina no suelta un áureo doblón aunque se supone que tenía que estar vomitándolo todo.


lunes, 28 de julio de 2014

TRANSUSTANCIACIÓN - ARTHUR C. DANTO

 Es poco probable que fuera viernes y que fuera trece, ambas circunstancias de manera simultánea.
 Es improbable que la Señora Czezowski – setenta y tres años- confiase su caniche a la vecina de enfrente para ir a la peluquería a hacerse la permanente, pero puede ser.
No está demostrado que aquel día se batiesen records de criminalidad en Harlem, es más, es posible que aquel día no hubiese ningún caso de muerte violenta en toda la ciudad.
 Puede que en una nave industrial invadida por las moscas una chica posase con su cuerpo desnudo adornado de pinturas psicodélicas iguales a las que decoraban una camioneta Volkswagen donde acababa de hacer el amor con un productor que le prometió que las fotos se publicarían en Play Boy.
 Se dice, se comenta, se rumorea que fue entonces cuando Malcolm X dijo aquello de que Jesucristo era negro, pero seguro que no fue ese día.
 A lo mejor ese día – u otro cualquiera de aquella época- un líder del Partido Nazi Americano concedía una entrevista con la condición de que el entrevistador no fuera judío… su sorpresa fue que era negro… la entrevista se hizo en presencia de un paramilitar armado.
 Se podría dar la circunstancia – es difícil- de que ese día Judd Daugherty, de profesión acomodador de cine, hiciera una cuantiosa apuesta al resultado de los partidos de la liga universitaria de fútbol americano.
 No es imposible, ni mucho menos, que un músico de jazz del sur en gira por el país deambulase por las calles del Bronx en busca de unas papelinas de caballo y una botella de Jack Daniel´s.
 Sería bastante casualidad que Alberto Rodríguez, de origen portorriqueño, poseedor de una flamante BSA Rocket 3, ese preciso día hiciera cola en la oficina de alistamiento ignorante del turbio futuro que le esperaba en el – como gustaban decir en Washington- “conflicto” de Vietnam.


 Lo que sí pasó ese día de 1964 con absoluta seguridad – y hay pruebas de ello- es que Arthur Coleman Danto – profesor de universidad y crítico de arte- experimentó un estado de intoxicación filosófica  - a pesar de la repugnancia estética- en su visita a la exposición Brillo Box de Andy Warhol en la Galería Stable de la calle Este 74. La intoxicación condujo a Danto a la formulación del concepto de transustanciación y del problema de los indiscernibles perceptivos.



ISLA. 8 AM

video

lunes, 21 de julio de 2014

AMY WINEHOUSE - ME AND MR. JONES (AMOR URGENTE REMIX)

video


 Amy Winehouse - Me and Mr. Jones + Untold - 5 Wheels 

sábado, 12 de julio de 2014

martes, 8 de julio de 2014

DE HOTELES Y...

  Me fui de Tokyo con la sensación de no haber visto la ciudad. Me limité a pasear por sus calles empinadas (¿?) sin comprar nada; sólo miré los escaparates de los colmados y desde la puerta fisgoneé en el interior.

  El ascensorista y botones del hotel, me contó su vida de español por el mundo en Japón en el breve rato en que subíamos en ascensor una o dos plantas del rascacielos. Me acompañó hasta el interior de una pequeña habitación y como no le di propina (amarga experiencia) sustituyó, sin que me diera cuenta, la almohada por otra rajada.

  Ya de vuelta hice escala en Marrakesh. Mi principal equipaje entonces era mi familia ascendiente (una parte al menos): un hermano, que se había ido por ahí, por su cuenta, y que no aparecía por ninguna parte; y mi madre, que estaba preocupada por él, que si no comía bien (una barra de pan y ya está), y cosas por el estilo, y yo le contestaba que eso por lo menos era más sano que el tabaco y la bebida.


  Y lo único que puedo destacar de Marrakesh es el extenso páramo, llano como La Mancha, y sobre todo, el aeropuerto (edificios que, en general, ya son una maravilla en sí misma y una razón para viajar), con la particularidad de que las imponentes aeronaves se fundían con el hotel, atracadas como barcos a los pasillos exteriores del complejo turístico. El avión a la puerta de la habitación literalmente: el ala del lado del pasillo exterior desaparecida (¿?).