domingo, 31 de octubre de 2010

INQUIETANTE HALLAZGO

  He encontrado unos extraños papelajos que alguien ha dejado abandonados en la mesa de una oscura cafetería en el casco antiguo. En ellos hay unos caligramas que relatan una increíble historia y una fotografía no menos impactante. Lo hago público por si alguien puede sacarme del estupor que me embarga y decirme qué significa todo esto. ¿Me hayo ante hechos reales o no es más que el fruto de una imaginación enfermiza?




  OS VOY A RELATAR UNA HISTORIA SORPRENDENTE. Según refiere el historiador del arte y parapsicólogo, además de profesor en la Universidad de Varsovia, Lukas Kowalski, Leonardo da Vinci hizo una primera versión de su afamado cuadro de la Gioconda que, debido a su contenido esotérico, fue rechazado por su -a la sazón- mecenas el señor Giocondo (que por aquel entonces no ostentaba título nobiliario). El cuadro censurado refleja el extraño episodio en el que se vio envuelto el propio artista cuando en su viaje secreto al Nuevo Mundo junto a Américo Vespucio, fue abducido -al parecer- por una extraña nave llegada del cielo cuando transitaban por la península del Yucatán.




  PARECE SER que, por lo que cuenta Leonardo en su diario, una vez en la nave alienígena se vio envuelto en un torbellino infernal (según sus propias palabras) que los condujo al año 1917 donde él y los marcianos asistieron, en plena revolución bolchevique, al cumpleaños del camarada Lenin, enfrascado por aquellos días en la nacionalización de los cuadros del Zar. En el evento, parece ser que conoció a unos músicos autóctonos leales a la monarquía con los que huyó (de los comunistas y de los extraterrestres) de vuelta a territorio mexicano.




  AUNQUE NO SEA MÁS QUE UN COMENTARIO anecdótico, la huida se produjo a bordo del primer biplano cuatrimotor construido jamás, en el cual los músicos ebrios de vodka no cesaban de cantar el archiconocido "Cucurrucucú Paloma". El cuadro presenta un extraño paisaje en el que aparece al fondo un vehículo de la época, que en un principio fue tomado por una máquina diseñada por el propio Leonardo, sobre el que aparece el detalle de la nave que lo secuestra. En la base aparecen las siglas CCCP, que el profesor Kowalski ha identificado como las iniciales de la URSS en caracteres cirílicos y no sólo eso, también serían la abreviatura de Cucurrucucú Paloma.


caligrama en forma de clepsidra


  Fue al paso del cuatrimotor por el Triángulo de las Bermudas que Leonardo, inexplicablemente se vio de vuelta en su estudio de trabajo en la campiña lombarda donde sin perder tiempo realizó esta primera versión que en la actualidad reposa en los almacenes de material confidencial que tiene la CIA en Denver (Colorado) de donde el profesor logró, no sin grandes esfuerzos, tomar una fotografía.



domingo, 24 de octubre de 2010

CASINO

























 

















 












































































































 

















QUITERIA




viernes, 22 de octubre de 2010